Así es este lugar:

Este blog es un espacio de libre opinión, donde lo único prohibido es insultar al autor y a la hermosa región de donde es oriundo (Santa Cruz). Bienvenidos sean todos y mejor aún sus críticas y/o sugerencias.

Gracias

PD: El autor se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

Revolución Jigote!

Revolución Jigote!

9mm - Lágrimas de un guerrero

jueves, diciembre 21, 2006

La película (cuento)


La película

En los archivos de actuarios del Palacio de Justicia de Santa Cruz de la Sierra se pueden encontrar verdaderas joyas procesales. Y si lo sabré yo, que llevo cuarenta años trabajando como encargado. Uno se pierde entre tanto papel y tanta historia.
Cuando un pariente me preguntó hace poco por el caso más extraño que haya encontrado, le respondí sin pensarlo doble:
En agosto de 1938, un tal Carlos Chávez, de 25 años de edad, natural de esta ciudad, de profesión escritor, soltero y hábil por derecho; demandó ante los tribunales a Josefina Justiniano, de 21años, natural de esta ciudad, de ocupación costurera, soltera y hábil por derecho, por los supuestos delitos de “abuso de confianza”, “atentado contra la moral y las buenas costumbres” y “mentiras y engaños”.
El demandante explicó ante el juez que la demandada en un acto de total irresponsabilidad, insensibilidad y desfachatez, lo dejó plantado en el altar, en plena Basílica Menor de San Lorenzo, a las 8:00 pm del 10 de Agosto del año de Nuestro Señor de 1935 (textualmente del expediente).
Imagínense el escándalo (culebrón, dicen los españoles) que se armó entre la minúscula sociedad pudiente cruceña, ya que el tal Chávez pertenecía a una de las más ilustres familias (dizque era descendiente directo del Capitán Don Ñuflo de Chávez, fundador del poblao).
El juez no solo admitió la demanda, sino que luego del brevísimo proceso condenó a la costurera (alegando una supuesta jurisprudencia del siglo pasado) a tres meses de cárcel y al pago de doscientos reales para cubrir los costos financieros incurridos por el frustrado novio para la realización de la también frustrada boda.
Transcribo la lista original (extraída del cuaderno de apuntes de Doña Reencarnación Vásquez, secretaria del Juzgado Único en lo Penal y Asuntos Domésticos):

Banquete criollo (fino) para 50 personas.
Pago de adelanto a la banda de Don Zoilo.
Traje del novio.
20 botellas de coñac.
10 botellas de vino fino francés (de la Casa Zeller).
5 litros de culipi (‘pa la peonada).
Publicación en la Estrella del Oriente del parte de la boda.
Pago al Obispado.
Alquiler de sillas de madera (con asiento de cuero) elegantes, vajilla de primera y demás perendengues.
Gasolina, aceite y repuestos del Ford (que transportaría a los novios a la iglesia).
Honorarios del chofer del Ford.
Corte de cabello y afeitado en la barbería “Don Plácido”.
Otros gastos de papeleo

Mi padre, que en paz descanse, me contó que la costurera cumplió su condena, trabajó cinco años para pagar su deuda judicial y luego emigró a algún país europeo donde se casó con una especie de Conde y no se supo más de ella. En cambio el “novio” se encerró en la estancia familiar durante muchos años, dedicándose a nada más que escribir sobre su tragedia personal, muriendo solo y abandonado, justo el día que se publicó su libro.
Lo increíble del asunto es que ahora vengo a acordarme de aquel famoso caso, porque con mi nieto mayor estoy yendo al Cine Center a ver el estreno de una película hollywoodense, basada en la novela de un tal Carlos Chávez.
Quién entiende a estos gringos locos?. A quién carajo se le ocurre hacer una película sobre semejante disparate?.





Santa Cruz, 19/12/06 15:10

5 comentarios:

Estido dijo...

Gran post, Javier. Las cosas que se vivían antaño, no sólo tienen el aire del realismo mágico, sino que también se proyectan hasta nuestros días. El blog del Perro rabioso habla de cosas parecidas; te lo recomiendo, lo vas a disfrutar. elperrorabioso.blogspot.com. Un abrazo.

Noelia!!! dijo...

me encantaron los detalles, todo bien cuidado, los nombres como los de aquellas epoca, la demanda por "abuso de confianza" "mentiras y engaños"...

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Que bueno leer un cuento tuyo despues de tanto tiempo. Me encantó.

pao dijo...

Sí, a mí también me encantó...
Sé que no lo has leído, pero Lenchín en su "Gula", representa con particular habilidad (como usted), las costumbres y modismos propios de cada departamento de Bolivia.
Claro está, que nada como usted...

Besos, muchos...

Bia dijo...

No manches una peli asi, me acabo de enterar y ya me dio ganas d ir a verla.