Así es este lugar:

Este blog es un espacio de libre opinión, donde lo único prohibido es insultar al autor y a la hermosa región de donde es oriundo (Santa Cruz). Bienvenidos sean todos y mejor aún sus críticas y/o sugerencias.

Gracias

PD: El autor se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

Revolución Jigote!

Revolución Jigote!

9mm - Lágrimas de un guerrero

miércoles, abril 30, 2008

Más cuentos cortos.


En una noche de verano no encontré otra cosa mejor que hacer que escribir cuentos cortos. Cuando el sueño me vencía decidí contarlos: eran 23.

Acá transcribo algunos.



Insólito reporte policial

Un valiente, pero al parecer no muy inteligente, asesino a sueldo se pegó un tiro en su hotelito de La Habana luego de recibir la noticia de que Fidel Castro había muerto por una larga enfermedad crónica. La policía de la isla descubrió su cuerpo varios días después luego de la denuncia de una mucama preocupada porque el sicario no respondía a los insistentes llamados a su puerta. En la requisa policial, a parte del puñado de dólares en su bolsillo, solo se encontró junto al cuerpo una extensa carta a la familia en Miami cuya última frase más o menos decía así: “Ma, Pa, lo siento...es que me dijeron que no volviera si no lo mataba. Uds. saben que jamás fallé”.


La última canción del ídolo adolescente

Luego de Mi, escribí un Fa en la partitura de la frustrada canción que había planificado fuera la última que compusiera porque en mi agonía mortal suicida no alcancé a encontrar otro bolígrafo con suficiente tinta.



La primicia

Estimados televidentes. Lamentamos con profundo pesar comunicarles la absoluta primicia: el edificio de este su canal amigo ha sido salvaje y cobardemente sometido a un atentado y se está incendiando. Ante el terrible hecho de que tanto mi persona como el personal técnico que me acompaña estamos atrapados sin salida, anunciamos que esta será nuestra más impactante pero última transmisión.

...y nada más que la verdad ante los ojos de Dios...

- Héctor era el supervisor de los guardias de seguridad del centro comercial donde trabajé hasta hace unos mesas atrás. Hombre maduro y buena persona, con el típico pasado de individuo caído en desgracia y obligado, por el feroz desempleo, a laburar en lo mencionado.
- Algo más que pueda agregar de él?
- Claro, trabajamos juntos durante más de un año y cómo no mencionar su eterna puntualidad y su estricto sentido, poco usual estos días, de dar “algo más” en toda tarea que se le encomendaba. Ese hombre era todo un profesional. Ojalá hubieran más como él.
- Entenderá, licenciado, que nada de lo que nos está transmitiendo nos ayuda en lo más mínimo a aclarar el asunto por lo que lo hemos traído acá.
- Al contrario, señores, pienso que todos tenemos derecho a tener testigos de descargo, incluso un acusado de triple asesinato.



Sin excepciones a la regla

Cuando uno se encuentra tan lejos de casa le cuesta horrores encontrar las palabras para describir aquel sentimiento. Esta no será la excepción.

4 comentarios:

Maria Cristina dijo...

Que bien un post mas tuyo con cuentos cortos, ah por si acaso te dejo un pautuju en casa, espero que me ayudes a celebrar un post mas

Germán Márquez dijo...

Bien che, interesante y sorprendente, porqu eesperaba algún cuento de actualidad política, pero veo que te abstraés para escribir. Me gustaron

Javier Sandoval A. dijo...

Gracias chicos.

Fren:

Jejejeje...No todo es política, loco.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Un oasis entre tanta bronca. Sabes lo mucho que me gustan tus cuentos.

Un abrazote Gruñonsín.

Tu tía.