Así es este lugar:

Este blog es un espacio de libre opinión, donde lo único prohibido es insultar al autor y a la hermosa región de donde es oriundo (Santa Cruz). Bienvenidos sean todos y mejor aún sus críticas y/o sugerencias.

Gracias

PD: El autor se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

Revolución Jigote!

Revolución Jigote!

9mm - Lágrimas de un guerrero

sábado, enero 20, 2007

Historias sin importancia...


Cuento:


MIRADAS NO TAN SUTILES


Me le acerqué lentamente cual gacela asustada, con mucha gracia pero cauto. Siempre me intimidaron las mujeres que son demasiado hermosas, no sé explicarlo, no soy feo ni nada por el estilo, más bien es la brutal aceptación del absoluto poder de la belleza femenina y sus alcances de dominio sobre nosotros los mortales e insignificantes varones. No soy un hombre de esos que socializan fácilmente pero es que ese tatuaje que asoma tímidamente desde su vientre me hipnotiza, me llama, me atrae, más que esos grandes ojos verdes y esa piel bronceada.

No es difícil imaginarla desnuda. La mini falda y la minúscula blusita no dejan grandes cosas a la imaginación. Bendito favor que nos regala la diva al elegir esas prendas. Absolutamente todos los que estamos en este café la miramos: jóvenes, viejos, niños, solteros, casados, hasta las mujeres, definitivamente más por envidia que por admiración. Insisto, ni siquiera esas perfectas piernas casi musculosas logran que mi mirada se desvíe del tatuaje.

Es un diseño tribal multicolor, muy parecido al que llevo en la espalda. Si tengo que escoger un nivel de parentesco entre nuestros “dibujos eternos”, afirmaría que son “primos”. Me muero por preguntarle dónde se lo hizo. Es un trabajo impecable. Juraría que se lo hizo en otro país. La definición, el color y las líneas son impresionantes y mientras me acerco más, estas características se manifiestan de mejor manera.

Mierda, que mujer. Hola, le dije. Solo sonrió. Bajé la mirada hacia su plano vientre. No me dijo nada, no era estrictamente necesario. Le guiñé un ojo y me despedí con una sonrisa de resignación (acompañado de mi típico gesto de levantar los hombros y abrir levemente las manos). Volví a mi mesa, Cortázar seguía ahí, a pesar de que no avancé una sola línea de la página cincuenta y cuatro por culpa de la chica. Mi café se enfrió, mi cigarrillo se consumió entero en el cenicero, el agua se calentó, mi amiga me abandonó, al igual que mis intenciones luego de comprobar la terrible e implacable verdad. Puedo aceptar las tetas, la nariz y hasta el trasero…pero el tatuaje falso, no lo acepto.

2 comentarios:

Joup dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=w--mxqWENzU

Noelia!!! dijo...

ME GUSTO... Y MUCHO...